jueves, abril 30, 2009

Astronauta


Vivo mi vida como si estuviese viajando en una nave espacial. Miro por una pequeña mirilla un paisaje imponente y debo tomar medidas extremas para la conservación de la vida, el solo movimiento, la respiración. El grueso de los mecanismos, dispositivos y rutinas que ejecuto componen la capa protectora que me separa del vacío, orientan la inercia de la inevitable, inabarcable, indetenible, relatividad de pensar que en realidad nada gira en relación a una estrella.

Habiendo estallado así el sentido, la estrella se multiplica y no queda otra cosa que mantener el rumbo, una sola dirección. La estrella son las estrellas, con todas sus lunas, sus planetas, nebulosas, anillos, platos, rocas, asteroides, cometas. Yo y mi nave navegamos solas reparando nuestras heridas, el cascarón cada vez más roto, el óxido cada vez más cerca de la razón.

5 comentarios:

sou dijo...

guau que hermoso final, que final hermoso

db dijo...

surcando el naufragio de la nave y de los dias...improvisamos un peregrinaje espiritual, para llegar al otro lado y encontrarme con lo que queda de mi.

Agostina Luz dijo...

me encanta rom!
es muy vos pero con otra cosa, no sé muy bien qué
besos a vos y a luisa!

alu dijo...

volé volé volé
hermoso

juana peralta ramos dijo...

duele